El Lanzamiento de Marca como un Viaje de Descubrimiento

10 octubre 2023

La Preparación

Imagina que estás planeando unas vacaciones épicas. ¿Qué haces primero? Investigar, ¿no? Echar un vistazo a las rutas, los mejores lugares para visitar y, por supuesto, asegurarte de no perderte ninguna experiencia. Bueno, eso es básicamente lo mismo que hacemos cuando vamos a lanzar una marca. Antes de dar el primer paso, nos sumergimos en el sector de la empresa, investigando el mercado, conociendo a la competencia y descubriendo qué es lo que hace que la audiencia se emocione.

Hacer la Maleta

Una vez que hemos reunido toda esa información, es hora de empezar a hacer la maleta. Y no, no nos referimos a ropa y zapatos (aunque también son importantes), sino a la identidad de la marca. Elegimos cuidadosamente los elementos que la representarán ante el mundo: colores, logotipo, voz, personalidad, etc. Es como elegir qué llevar en la maleta: solo queremos lo que nos haga sentir realmente nosotros mismos, lo que nos va a ser de gran utilidad.

El Despegue

Después de eso, viene el momento del despegue. ¡Es hora de lanzar la marca al mundo! Es como subir al avión y sentir esa mezcla de emoción y nerviosismo. ¿Será bien recibida la marca? ¿Lograremos conectar con la audiencia? Es un momento emocionante, pero también un poco aterrador. Pero como dicen, quien no arriesga no gana.

La Llegada

Y finalmente, después del despegue, viene la llegada a nuestro destino. En el mundo del branding, esto significa la activación de la marca. Es cuando realmente empezamos a interactuar con nuestra audiencia, a contar nuestra historia y a construir relaciones sólidas. Es un proceso continuo, porque así como un viaje no termina cuando llegas a tu destino, la construcción de una marca tampoco termina después del lanzamiento. Siempre estamos evolucionando, adaptándonos y buscando nuevas formas de impactar.

Cuando estés a punto de lanzar tu marca, piensa en ello como si estuvieras a punto de embarcarte en una aventura, un viaje de descubrimiento. Porque en cierto modo, el branding trata de contar historias y crear conexiones, y qué mejor manera de hacerlo que a través de la emoción de un viaje. 

Etiquetas

¿Y tú qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguir Leyendo